¿Es necesaria una Constitución Moral en México como propone López Obrador?

¿Es necesaria una #ConstituciónMoral en #México como propone #LópezObrador?.

Basada en un texto de hace 75 años, escrito por el intelectual mexicano Alfonso Reyes, el Gobierno busca fomentar nuevos valores entre sus ciudadanos.

México atraviesa por la crisis de violencia más agravada de su historia, con un registro de 33.000 asesinatos solo en 2018, y donde imperan la corrupción y las ‘leyes’ del crimen organizado.

Con este panorama, el actual Gobierno, bajo la presidencia de Andrés Manuel López Obrador, busca reconstituir los valores culturales, morales y espirituales de los mexicanos con la apuesta de que, al hacerlo, vendrá un bienestar generalizado. La lucha, insiste el Ejecutivo, es tratar de no normalizar los males.

Por ello, ha convocado a sus gobernados a elaborar una Constitución Moral que se nutrirá con las colaboraciones enviadas por los mexicanos hasta el 30 de abril próximo sobre el respeto, la familia, la sociedad, la patria, la especie humana y la naturaleza. 

De esta forma, el respeto se erige como ‘el núcleo‘ de la Constitución Moral que tantas críticas le ha acarreado a López Obrador desde que habló de ella, por primera vez, en febrero de 2018, cuando era candidato a la presidencia.

El origen

El documento en construcción toma como base la Cartilla Moral, un texto histórico elaborado por el pensador mexicano Alfonso Reyes, y que el Gobierno de México comenzó a distribuir en enero de este año en las viviendas del país, pero también dispuso en formato digital.

«Nuestra propuesta para lograr el renacimiento de México busca hacer realidad el progreso con justicia y promover una manera de vivir sustentada en el amor a la familia, al prójimo, a la naturaleza, a la patria y a la humanidad. La difusión de la Cartilla Moral de Alfonso Reyes es un primer paso para iniciar una reflexión nacional sobre los principios y valores que pueden contribuir a que en nuestras comunidades, en nuestro país, haya una convivencia armónica y respeto a la pluralidad y a la diversidad», escribió el mandatario mexicano en la presentación del libro.

En enero pasado, el Gobierno mexicano, a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP), lanzó una edición masiva de 8.000.000 ejemplares, mientras que El Colegio Nacional, fundado en México por decreto presidencial en 1943 y que agrupa a los científicos, artistas y literatos mexicanos más destacados, puso en circulación un tiraje 1.500 ejemplares.

«La publicación de la Cartilla Moral es un acontecimiento de singular relevancia por la elegante y generosa inteligencia del libro, y por la primacía que la cuestión moral ha adquirido en el país», dice el historiador Rodrigo Martínez Baracs, cuyo padre, José Luis Martínez, estuvo fuertemente involucrado en los avatares del texto alfonsino.

gob.mx

La Cartilla Moral de Alfonso Reyes fue encomendada en 1944 por el entonces secretario de Educación Pública, Jaime Torres Bodet, en el sexenio del presidente Manuel Ávila Camacho, como parte de una campaña de alfabetización para que sirviera de ‘guía’ sobre los valores que todo mexicano debería seguir para vivir dignamente «en sociedad e integridad«.

En el principio fue el respeto

El principal eje de la Constitución Moral ideada por López Obrador es el respeto que cada ser humano se debe a sí mismo, el de la dignidad de la persona, basado en la lección V, de los respetos, de Reyes.

En este sentido, el crítico Adolfo Castañón —uno de los mayores expertos en la obra de Alfonso Reyes— destaca que la Cartilla Moral es un texto cardinal porque conduce a la reflexión «que está por construirse: la agenda del respeto».

Martínez Baracs, por su parte, resalta que López Obrador ha presentado la cartilla, «no como una obligación, sino como un material de disfrute», que sea capaz de invitar a reflexionar.

Un libro polémico

Desde su origen, la Cartilla Moral de Alfonso Reyes ha sido un texto tachado de anacrónico y, al mismo tiempo, de religioso.

Javier Garciadiego.
«La ‘Cartilla Moral’ es un texto anacrónico porque no menciona a ‘el Chapo’, por ejemplo, pero es actual en el sentido de que menciona principios fundamentales».
Javier Garciadiego.

«Ahora hay un gran debate, algunos rechazos a la Cartilla Moral porque dicen es un texto religioso, pero es mentira. Alfonso Reyes fue liberal, hijo de liberal y nieto de liberal, menciona la palabra religión solo dos veces […] Es anacrónico porque no menciona a ‘el Chapo’, por ejemplo, pero es actual en el sentido de que menciona principios fundamentales«, anota Javier Garciadiego, miembro de El Colegio Nacional (Colnal) y quien prologó la edición de la institución.

En este sentido, Rodrigo Martínez acentúa el carácter laico de la cartilla, pues el bien –apunta- no se plantea solo como una obligación de los creyentes, «sino de todos seres humanos».

Presentación de la Cartilla Moral en la Capilla Alfonsina, una casa de cultura en donde vivió el escritor mexicano Alfonso Reyes, en Ciudad de México. / Paola Morales / RT

«La Cartilla Moral no congenia con Trump, pues plantea establecer el orden mundial justo», subraya el historiador. Por ello, insiste: «a nadie hará daño su reedición masiva».

Garciadiego incluso va más allá a propósito de las críticas que insisten en que es un texto religioso: «Tiene un mensaje muy aristotélico en el sentido de que hay que buscar el bien, si tienes una vida virtuosa, tienes una vida feliz. Más que un texto moralizante, es un texto sabio«, resalta.

¿Necesaria una Constitución Moral?

Para los especialistas, no es necesaria una Constitución Moral, pero sí consideran prudente abrir el debate para la discusión de textos de esa índole, así como fomentar la libertad de pensamiento y el respeto a la verdad.

Para Castañón, la Constitución mexicana ya contempla ciertos principios morales, por lo que una propuesta de Constitución como la que plantea López Obrador, sería redundante.

«Pienso que de la Constitución Política que tenemos se derivan ciertos principios morales y que, en cierto modo, la Constitución Moral que se pudiera imaginar tiene que desprenderse de ella, en ese sentido, ya está entrelineada. No creo que otra sea necesaria», refiere a RT.

Rodrigo Martínez Baracs.
«Creo que es mejor difundir textos de moral, fomentar la libertad de pensamiento, el respeto a la verdad, pienso que eso es lo importante, más que establecer una Constitución Moral».Rodrigo Martínez Baracs.

Martínez, por su parte, se manifiesta dudoso sobre la necesidad de establecer una Constitución Moral en los términos establecidos por López Obrador. «Es mejor difundir textos de moral, de historia, fomentar la libertad de pensamiento y de respeto a la verdad. Pienso que eso es lo importante, porque los criterios podrían variar y creo que sería muy difícil que pudieran ser aceptados por todos», sostiene.

Asimismo, junto a Garciadiego, critica que se hayan incluido imágenes de héroes mexicanos en la edición hecha por el Gobierno, aunque elogian la idea de haber difundido la publicación.

«Las imágenes no tienen absolutamente nada que ver, no sé cómo se les ocurrió», comenta Martínez, «pero me parece excelente que la hayan editado. Particularmente, el prólogo del presidente me parece correcto, porque no dice que es un texto que hay que seguir, sino que es un texto para leer, reflexionar, ese espíritu me parece el correcto y creo que en ese sentido es que se debe difundir».

Un texto malhadado

  • ‘La Cartilla Moral’ fue redactada por Alfonso Reyes, y rechazada por la secretaría de Educación, en 1944.
  • En 1947, Reyes la rescató para su publicación; la envió a imprenta en 1952, en un tiraje de 200 libros hecho por él mismo.
  • En 1958 fue editada y distribuida por el Instituto Nacional Indigenista.
  • Una edición de 1959 fue la última revisada por Reyes y corresponde a la publicada este año por el Colegio Nacional.
  • En 1992, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, a cargo de la polémica Elba Esther Gordillo, censuró el texto y sacó de circulación un tiraje de 70.000 ejemplares, al considerarlo «moralista y anacrónico».
  • En 2012, llegó a campañas políticas; para 2018, el libro recobró relevancia pública.

Paola Morales

Fuente: RT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías